Documento sin título

La enseñanza de la colocación del portero de fútbol en la iniciación deportiva

Ariel Speck-Kindelán
Dirección Provincial de Deportes. Santiago de Cuba. Cuba
nieves.garcia@inder.gob.cu

Daniel David Hechavarría-Cardero
Máster en Ciencias. Profesor Auxiliar. Centro de Estudios de Cultura Física y el Deporte (CECFD). Facultad de Cultura Física de la Universidad de Oriente. Santiago de Cuba. Cuba
dhechavarria@uo.edu.cu

Santa Mercedes Castillo-Limonta
Doctora en Ciencias. Profesora Titular. Vicedecana de Investigación y Posgrado. Universidad de Oriente. Santiago de Cuba. Cuba
https://orcid.org/0000-0002-4173-2019
sacastillo@uo.edu.cu

Recibido: 2/06/2020
Aprobado: 25/06/2020
Publicado: 1/10/20

Resumen: El portero debe recibir la enseñanza de unidades específicas propias, fuera de la sesión con el equipo, adaptársele el contenido y la metodología según su edad. Pero, actualmente existen entrenadores que utilizan los mismos ejercicios, tanto para los debutantes como para los adolescentes y los jugadores adultos. El objetivo de la investigación consistió en determinar el estado actual que presenta la enseñanza de la colocación del portero de fútbol en la iniciación deportiva. Se empleó la observación a distintas sesiones de entrenamiento para conocer cómo se desempeñaba el proceso técnico-táctico y la colocación del portero en el fútbol base. Se utilizaron, además, dos guías de observación. Los resultados obtenidos se dirigen hacia la necesidad de desarrollar una integración del portero a las prácticas colectivas y al vínculo con las restantes acciones defensivas y el entrenamiento psicológico.
Palabras clave: fútbol, portero, entrenamiento, iniciación deportiva

Teaching the Placement of the Soccer Goalkeeper in Sports Initiation
Abstract: Outside the session with the team, the goalkeeper must be taught specific units of their own, their content and methodology must be adapted to their age. But, there are currently coaches who use the same exercises, both for beginners and for teenagers and adult players. The objective of the research was to determine the current state of the teaching of the placement of the soccer goalkeeper in sports initiation. Observation to different training sessions was used to find out how the technical-tactical process and the placement of the goalkeeper in grassroots soccer were carried out. In addition, two observation guides were used. The results obtained are directed towards the need to develop an integration of the goalkeeper to the collective practices and to the link with the other defensive actions and psychological training.
Keywords: soccer, goalkeeper, training, sports initiation

Ensinando a colocação do goleiro de futebol na iniciação esportiva
Resumo: O goleiro deve receber o ensino de unidades próprias específicas, fora da sessão com a equipe, adaptando o conteúdo e a metodologia de acordo com a idade. No entanto, atualmente existem treinadores que usam os mesmos exercícios, tanto para iniciantes quanto para adolescentes e jogadores adultos. O objetivo da pesquisa foi determinar o estado atual do ensino da colocação do goleiro de futebol na iniciação esportiva. A observação de diferentes sessões de treinamento foi utilizada para descobrir como foi realizado o processo técnico-tático e a colocação do goleiro no futebol de base. Além disso, foram utilizados dois guias de observação. Os resultados obtidos são direcionados à necessidade de desenvolver uma integração do goleiro às práticas coletivas e ao vínculo com as demais ações defensivas e treinamento psicológico.
Palavras-chave: futebol, goleiro, treinamento, iniciação esportiva

Introducción
El portero es un componente importante del equipo, debido a lo cual el entrenador debe hallar el tiempo necesario para la enseñanza de unidades específicas propias, fuera de la sesión con el equipo, y es fundamental adaptar el contenido y la metodología a su edad. Sin embargo, actualmente existen entrenadores que utilizan los mismos ejercicios, tanto para los debutantes como para los adolescentes y los jugadores adultos.
En el Programa de Preparación del Deportista se estipulan objetivos generales y específicos, dirigidos a consolidar y perfeccionar las habilidades técnicas del portero individual, como forma creativa para solucionar las acciones defensivas, y en el que se enfatiza la colocación y ubicación en los balones (Garzón et al., 2007).
En relación con el papel del portero, se localizan las aportaciones de Gil (2008) y Martín (2008), de acuerdo con el control de la táctica deportiva y la descripción de su comportamiento a partir de los sistemas complejos. Por otra parte, el portero, cuando culmina su etapa de entrenamiento desarrollada en la categoría de 12-13 años referente a los aspectos técnicos, debe ampliar las habilidades técnicas en condiciones reales del juego (Asociación de Fútbol de Cuba, 2017).
Lapresa et al., (2018) y López et al., (2020) valoran el significado de las acciones técnico- tácticas y el papel del portero; mientras que Bello (2014) analiza comparativamente la actividad competitiva del portero y Díaz (2017) enfatiza en las cualidades y características del portero de fútbol.
Estas aportaciones contribuyen a enriquecer aspectos específicos, pero no explican cómo desarrollar el tratamiento didáctico de la técnica del portero, de tal manera que se logre un aprendizaje contextualizado y la transferencia positiva de este a la competición. En correspondencia, el propósito de la investigación consiste en determinar el estado actual que presenta la enseñanza de la colocación del portero de fútbol en la iniciación deportiva.

Métodos
La muestra se constituye en 6 entrenadores y 6 porteros de fútbol base integrantes de tres equipos del combinado deportivo La Normal y una población de 12. Presentan una edad media de 11.8 años (±0.9). La muestra representa el 50 % de la población y fue seleccionada a través de un muestreo aleatorio simple.
El método utilizado consistió en la observación a distintas sesiones de entrenamiento para conocer el desempeño del proceso técnico-táctico y la colocación del portero en el fútbol base. Se utilizaron además dos guías de observación.
Con la finalidad de conformar las guías, se partió de los aportes de los instrumentos de observación (Lapresa et al., 2018), el método de evaluación en el futsal (Szwarc et al., 2014), las variables del rendimiento (Bello, 2014) y los indicadores del rendimiento de juego individual del portero (Peráček et al., 2017).
Para registrar la colocación del portero, en la guía de observación fueron considerados ocho indicadores, los que se refieren seguidamente: posición inicial básica en relación con los tiros; distancia del balón; bisectriz; desplazamiento; dominio del achique con respecto al balón; orientación de la barrera en lo relativo al balón; y motivación y creatividad. Cada indicador fue evaluado mediante una escala ordinal de 0 a 3.
La observación de las sesiones de entrenamiento se realizó por medio de una guía con los indicadores que a continuación se mencionan: aplican el juego para la enseñanza de la colocación; modifican el juego para enfatizar en un aspecto para la enseñanza de la colocación; priorizan de manera explícita el tratamiento de algún indicador de la colocación; desarrollan situaciones de indagación para el diagnóstico del aprendizaje en la colocación; realizan modificaciones según la individualidad y necesidades de aprendizaje; participan de manera activa los porteros; se limitan las orientaciones críticas durante la valoración del aprendizaje de la colocación; se orienta la retroalimentación del entrenador en cuanto al esclarecimiento de los aspectos clave de la situación.
Coincide el contenido con el objetivo orientado para la colocación, y se corresponde el nivel de exigencia con el momento de desarrollo de la parte principal. Se evaluó cada indicador a través de una escala que va desde no lo hace a estar evaluado de bien. Cada una de las categorías evaluativas con su respectiva recodificación con escala cuantitativa ordinal es de 0 como la peor condición y 3, la mejor.

Resultados
En sentido general, en la posición inicial básica se alcanzó un índice evaluativo de 1.13±0.86. La evaluación más frecuente fue de mal, y el 50 % de los sujetos fueron evaluados igual o por debajo de mal; es decir no lo lograron hacer. El análisis de frecuencias evidenció en el 93.3 %, la ausencia de la máxima evaluación positiva, de ellos el 63.3 % estuvieron evaluados de mal.
En la colocación, según los ángulos y distancia de tiros a puerta, se alcanzó un índice evaluativo aún más deteriorado de 0.9±0.84. Del total de situaciones con estos requerimientos, solo dos acciones de colocación fueron percibidas como buenas (6.7 %).
Con respecto a la distancia donde se encuentra el balón, las evaluaciones alcanzadas en las acciones de colocación posibilitaron el otorgamiento de un índice evaluativo de 0.70±0.75. Escasamente, el 3.3 % obtuvo una buena evaluación y el 6.7 %, de regular. En el 43.3 % de las situaciones defensivas donde el portero realizó la colocación según la posición del balón, no se apreció por lo menos que los niños condicionaran su comportamiento al tener en cuenta esta cuestión.
Una situación similar, pero más agravada, es la vinculada con el indicador que refiere la relación bisectriz con el portero. Aquí, la mediana indica que al menos en el 50 % de las situaciones ocurre el mismo comportamiento observado en el anterior indicador y los resultados registrados procuran una media de evaluación de 0.47±0.77. Igualmente, fueron significativas las acciones donde existe un propósito para la colocación, las que fueron evaluadas de mal (23.3 %).
En este sentido, la capacidad de desplazamiento fue uno de los indicadores mejor comportados, donde se alcanzó un índice evaluativo de 1.03±0.55. Fue bastante reducida la cantidad de acciones en las que no se apreció la intencionalidad de realizar dicho desplazamiento para adquirir una correcta colocación. No obstante, la amplitud de las evaluaciones asignadas a cada acción de desplazamiento fue de 3 (recordar que es de 0 a 3); es decir, con ausencia de la máxima evaluación, lo cual indica que las evaluaciones de mal y regular superan los tres cuartiles.
El dominio de achique con respecto al balón fue el peor indicador en comparación con los analizados, pues las evaluaciones de todos los porteros dieron lugar a una media de 0.37±0.76. A diferencia del comportamiento mostrado en el indicador anterior, aquí se otorgó la evaluación de bien, pero solo al 3.3 %.
En lo referente a la colocación de la barrera en relación con el balón, se logró un índice evaluativo de 0.57±0.67. Aunque fue superior en lo que atañe a los resultados exhibidos por el achique, ocupó el tercer lugar en el orden de dificultad mostrada. Agrava la situación analizada de este indicador, la cuestión referida al control del desplazamiento, pues aquí tampoco se obtuvieron acciones evaluadas de bien. En sentido general, estas dos condiciones desfavorables lo sitúan como el peor indicador de la actuación de la muestra de porteros en la colocación.
En la motivación y creatividad del portero se logró un índice evaluativo de 0.97±0.92. La evaluación más frecuente fue de mal y el 50 % de los sujetos fueron evaluados igual o por debajo de mal, es decir no lo lograron hacer. El análisis de frecuencias evidenció la ausencia de la máxima evaluación positiva, de ellos el 56.7 % estuvieron evaluados de mal.
A través de la prueba de Kruskal-Wallis entre los conjuntos de datos registrados referidos al comportamiento especifico de cada portero en la acción de colocación, la comparación vertical demostró un comportamiento homogéneo en todos los sujetos integrantes de la muestra con respecto a la posición inicial básica (x²=4.052, s=0.542); colocación según los tiros a puertas en el juego (x²=6.885, s=0.229); según la distancia donde se encuentre el balón (x²=2.339, s=0.801); relación bisectriz con el portero (x²=1.708, s=0.888); capacidad de desplazamiento (x²=3.155, s=0.676); dominio del achique en relación con el balón (x²=2.688, s=0.748); colocación de la barrera en relación con el balón (x²=2.81, s=0.729); y la motivación y creatividad del portero (x²=3.731, s=0.589).
El análisis de las correlaciones entre los indicadores mediante Tau_b de Kendall indicó la posible incidencia significativa bilateral de algunos indicadores sobre otros. Así sucede entre los indicadores: posición inicial básica y colocación según la distancia donde se encuentre el balón (s=0.03); colocación según los tiros de juegos y dominio del achique con respecto al balón (s=0.015); relación de la bisectriz con el portero y dominio del achique en relación con el balón (s=0.026); colocación según los tiros de juegos y la motivación y creatividad del portero (s=0.032); dominio del achique en relación con el balón y la motivación y creatividad del portero (s=0.007).
Esta situación demanda de una atención global de todos los indicadores, pues el comportamiento de algunos de ellos afecta la calidad de otros. Mediante la observación se revisó la dinámica de las sesiones de entrenamiento para establecer en qué medida estas afectan los resultados evidenciados en el juego.
De la totalidad de sesiones de entrenamiento observadas, en el 60 % no se aplican juegos para la enseñanza de la colocación. En el 23.3 % se realizaron juegos, pero considerados incorrectos por carecer de una intencionalidad al tratamiento de la colocación y solo en el 16.7 % se hicieron como regular. En este sentido se alcanzó una evaluación promedio de 0.57±0.774.
De los juegos observados, en ninguno de ellos se efectuaron modificaciones correctas de sus parámetros configuradores del comportamiento motor para enfatizar la enseñanza de un aspecto concreto de la colocación. En este indicador de la sesión de entrenamiento fue superior donde no se hizo ninguna modificación. La media de evaluaciones otorgadas fue de 0.47±0.681.
En cuanto al aspecto referido a la prioridad de los entrenadores al tratamiento de algún indicador de la colocación, se logró un índice evaluativo de 0.6±0.67. Al menos en el 50 % de las sesiones no se evidenció dicha intencionalidad. Por consiguiente, esta condición fue la más frecuente y al igual que en el indicador anterior sobre la enseñanza de la colocación, tampoco se obtuvieron evaluaciones de bien.
De las sesiones observadas, lo más frecuente según la moda (0) fue no realizar situaciones de indagación para el diagnóstico del aprendizaje en la colocación. Esta condición según la mediana (0), se presenta en al menos el 50 % de los entrenamientos. La media de evaluación fue de 0.67±0.95. No obstante, en este indicador el 6.7 % fue evaluado de bien.
Referente a que, si los entrenadores hacen modificaciones según la individualidad y necesidades de aprendizaje, se alcanzó un índice evaluativo igual al indicador anterior, pero con una desviación típica de 0.606. La evaluación más frecuente fue de mal (moda=1). El 50 % de las sesiones observadas fueron evaluadas igual o por debajo de mal (mediana=1); es decir, no lo lograron hacer. El análisis de frecuencias evidenció en el 100 % la ausencia de la mejor evaluación. Sobre esta última cuestión persiste el comportamiento identificado en otros indicadores.
En el indicador relacionado con el protagonismo de los porteros durante la valoración del aprendizaje de la colocación, se alcanzó un índice evaluativo de 0.63±0.765. Lo más frecuente se caracteriza por sesiones donde no se observó ninguna participación de los niños que prenden estos contenidos durante los análisis y valoraciones en los entrenamientos. Solo en el 3.3 % de las sesiones se obtuvo una buena evaluación.
A propósito de las orientaciones críticas mínimas emitidas por el entrenador, el promedio de evaluación dio para un índice de 0.83±0.747. En un tercio de las sesiones no se realizó, aunque las más frecuentes fueron aquellas donde sí se hicieron, pero evaluadas de mal (moda=1). En cuanto a las evaluadas de bien, tuvieron una representación igual que en el indicador anterior. Desde el punto de vista estadístico el indicador relacionado con la retroalimentación del entrenador tuvo un comportamiento similar al caracterizado en este momento.
Acerca de si coincide el contenido con el objetivo orientado a la colocación, en sentido general logró un índice evaluativo de 0.73±0.583. Persiste en este indicador la situación ya demostrada en algunos de los anteriores en relación con la amplitud de las evaluaciones, por cuanto ninguna sesión fue evaluada como buena.
Por otro lado, en la correspondencia del nivel de exigencia con el momento de enseñanza en la fase principal de la sesión de entrenamiento, se alcanzó una media de evaluación de 1.1±0.60. Este último indicador es el de mejor comportamiento.
Al utilizar los mismos procederes de correlaciones no paramétricas se evidencian interacciones significativas entre la modificación del juego para enfatizar en un aspecto de la enseñanza y el desarrollo de situaciones de indagación (s=0.039); este último indicador y las modificaciones, según la individualidad y necesidades de aprendizaje (s=0.012); la modificación de los juegos y el nivel de correspondencia del contenido (s=0.21); este último y las orientaciones criticas mínimas realizadas por el entrenador (s=0.32); y finalmente, el desarrollo de situaciones de indagación y la retroalimentación orientados a los aspectos clave (s=0.44).
La comparación vertical por medio de la prueba de Kruskal-Wallis, entre los conjuntos de datos registrados referidos a la dirección del aprendizaje de la colocación del portero desarrollado por cada entrenador, demostró una similitud entre todos los indicadores de las sesiones de entrenamiento: la aplicación de juegos para la enseñanza de la colocación x²=0.647, s=0.986; modifica el juego para enfatizar en un aspecto para la enseñanza de la colocación x²=2.785, s=0.733; prioriza de manera explícita el tratamiento de algún indicador de la colocación x²=0.816, s=0.976; desarrolla situaciones de indagación para el diagnóstico del aprendizaje en la colocación x²=2.473, s=0.781; realizan modificaciones según la individualidad  y necesidades de aprendizaje x²=3.761, s=0.584; participan de manera activa los porteros durante la valoración del aprendizaje de la colocación x²=7.903, s=0.162; el entrenador se limita a orientaciones críticas mínimas x²=5.582, s=0.349; la retroalimentación del entrenador se orienta al esclarecimiento de los aspectos clave de la situación x²=5.797, s=0.326; coincide el contenido con el objetivo orientado a la colocación x²=2.071, s=0.839; se corresponde el nivel de exigencia con el momento de desarrollo de la parte principal x²=5.342, s=0.376.

Discusión
Los resultados obtenidos coinciden con los ya presentados en antecedentes respecto a las diferencias entre fútbol base y fútbol profesional (Bello, 2014). Se distinguen de los estudios sobre las acciones técnico-tácticas del portero de fútbol en competición (López, 2020), por cuanto no profundizan en la colocación. Así se encuentran otros que estudian las acciones sin balón en partidos (Honz & Cepkova, 2019) pero en el alto nivel, y los que establecen diferencias según la superficie del terreno (Dos Santos et al., 2019), quienes no muestran las variaciones a propósito de la colocación.
Los errores identificados en la colocación coinciden con los errores más comunes declarados por Pascua (2011). El tratamiento de este contenido identificado por los autores del presente estudio evidencia una situación que contradice lo indicado para el entrenamiento del posicionamiento a balón parado y bajo los palos (Meyer, 2015), y el modelo de desarrollo de ejercicios en circuito (Apriliyanto et al., 2017), entre otros investigadores del tema.
Los resultados indican la necesidad de desarrollar una integración del portero a las prácticas colectivas (Becerra, 2019), el vínculo con las restantes acciones defensivas y el entrenamiento psicológico (Díaz, 2017). Asimismo, se debe incluir en el trabajo con el talento deportivo y los indicadores para la selección (Martínez, 2011), encaminados al desarrollo de habilidades sicomotoras (Gheorghe & Costel, 2017).

Conclusiones
La colocación del portero de fútbol y su entrenamiento durante la iniciación deportiva refleja insuficiencias tanto en la actuación de los porteros en el desarrollo del acto competitivo, como en la dinámica de las sesiones de entrenamiento.
La situación actual que presenta el entrenamiento de la colocación del portero en la iniciación deportiva desarrollada en los combinados deportivos del municipio de Santiago de Cuba obliga a la búsqueda de propuestas de solución que transformen a un estado cualitativamente superior la situación antes descrita.

Referencias bibliográficas
Apriliyanto, R., Mulyana, M., & Tangkudung, J. (2017). Model development of physical exercise goalkeeper of football with circuit. JIPES-Journal of Indonesian Physical Education and Sport, 3(2), 138-150. https://doi.org/10.21009/JIPES.032.11
Asociación de Fútbol de Cuba. (2017). Programa integral de preparación del deportista; fútbol. Deportes.
Becerra, B. A. (2019). Football: the goalkeeper within a systemic reality: a review. MLS Psychology Research, 2(1),81-98. https://doi:10.33000/mlspr.v2i1.88
Bello, A. (2014). Análisis comparativo de la actividad competitiva del portero: fútbol base vs fútbol profesional. [Trabajo de fin de grado, Universidad de La Coruña].
https://ruc.udc.es/dspace/bitstream/handle/2183/14143/BelloAmor_Alejandro_TFG_2014.pdf?sequence=2&isAllowed=y Díaz, J. (2017). Análisis del portero de fútbol. [Trabajo de fin de grado, Universidad de León].
https://buleria.unileon.es/bitstream/handle/10612/7759/D%C3%8DAZ%20L%C3%93PEZ_JAVIER_JULIO_2017.pdf?sequence=1 Dos Santos, L., Serrano, V., Brito, J. L., Cabral, N. E., Garcia, G., Ramalho, A., & Pérez, J. (2019). Are there any differences in the agility performance tests among goalkeepers depending on the type of surface? A crossover study. Human Movement, 20(4), 59-67.
https://doi.org/10.5114/hm.2019.85093
Garzón, J. A., Bennett, W., Polledo, N., Amaro, L., Campuzano, A., Lotina, J. A., y Padrón, S. (2007). Programa de preparación del deportista. Comisión Nacional de Fútbol.
https://docplayer.es/5426229-Programa-de-preparacion-del-deportista-futbol.html
Gheorghe, B., & Costel, C. (2017). Personal contributions to the development of the psycho-motor skills in the football goalkeepers of the Sports High-School of Bacau, Romania.Fiep Bulletin, 87(Special Edition), 476-479. https://doi:10.16887/87.a1.121
Gil, A. (2008). Los porteros de fútbol ¿se comportan como sistemas complejos? [Tesis doctoral, Universidad de Barcelona].
https://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/42363/1/01.AGG_1de3.pdf
Honz, O., & Cepkova, A. (2019). Analysis of the Frequency of a Goalkeeper´s Individual Playing Activities without the Ball in Top Level Football. Journal of Physical Education and Sport® (JPES),19(3),1556-1559.
https://DOI:10.7752/jpes.2019.03225
Lapresa, D., Chivite, J., Arana, J., Anguera, M. T., y Barbero, J. R. (2018). Análisis de la eficacia del portero de fútbol cadete (14 a 16 años). Apunts: Educación Física y Deporte, 131,60-79.
https://doi.org/10.5672/apunts.2014-0983.es.(2018/1).131.05
López, M. A., González, I., Pulido, J. J., García, T., y Leo, F. M. (2020). Análisis de las acciones técnico-tácticas del portero de fútbol en competición. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 10(10), 1-17.
https://cdeporte.rediris.es/revista/inpress/artanalisis1194e.pdf
Martín, J. (2008). Metodología para el tratamiento de las acciones de organización en la fase final del ataque en el fútbol. [Tesis doctoral, Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte]. La Habana.
Martínez, C. (2011). Programa de juegos pre/deportivos para la captación de talentos como porteros de fútbol 10-11 años, en la Comunidad Noel Cameňo de San Cristóbal. [Tesis de Maestría, Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca]. Pinar del Río.
Meyer, O. (2015, diciembre 14). El portero alevín y su formación. [Manual en un blog]. Fútbol en positivo; motivación para el entrenamiento en el fútbol.
https://futbolenpositivo.com/wp-content/uploads/2015/12/EL-PORTERO-ALEV%C3%8DN-Y-SU-FORMACI%C3%93N-2-B.pdf
Pascua, J. (2011). Manual técnico del portero de fútbol. Paidotribo.
Peráček, P., Varga, K., & Mikulič, M. (2017). Selected Indicators of an Individual Game Performance of a Goalkeeper at the European Championship among the 17-Year-Old Elite Soccer Players. Journal of Physical Education and Sport® (JPES), 17(1), 188-193.
https://DOI:10.7752/jpes.2017.01028
Szwarc, A., Oszmaniec, M., & Lipinska, P. (2014). The method of goalkeeper’s evaluation in futsal. Baltic Journal of Health and Physical Activity, 6(2),100-113.
https://DOI:10.2478/bjha-2014-0010

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Universidad de Holguín
Avenida de los Libertadores no. 287
e/ Avenida de los Internacionalistas y Circunvalación
Holguín, Cuba
C P 80100

 E-mail: deporvida@uho.edu.cu, revistadeporvida@gmail.com

URL: www.deporvida.holguin.cu, deporvida.uho.edu.cu
RNPS: 2053 ISSN: 1819-4028

Redes sociales académicas:
Linkedin: DeporvidaUHO
ResearchGate: DeporvidaUHO

Redes Sociales:
Facebook: Revista Deporvida
Twitter: @DeporVida12
Instagram: DeporvidaUHO

Editorial conciencia Ediciones

 

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.